Fallo en motor Land Rover Santana

En nuestra última entrada en el blog os contamos cómo fue el viaje de Zaragoza a Madrid por pistas en nuestro Land Rover Santana de 1977. Si lo leísteis sabréis que el final del viaje, tras un incidente, trajo consecuencias de fallos mecánicos. Hoy os queremos explicar el veredicto de nuestro taller y la resolución del mismo.

No te pierdas: Zaragoza-Madrid por pistas en 4X4

Durante la restauración del RENO_car1, desmontamos parcialmente el motor para determinar el estado real del mismo. Todo a simple vista estaba correcto, según el estado de algunos elementos todo apuntaba a que había sido reparado hacía poco, de modo que se volvió a ensamblar sustituyendo el material necesario para su montaje y se instaló en el coche.

El viaje transcurrió perfectamente, durante el mismo pudimos disfrutar de lo que un coche como este te ofrece, sensación de libertad y desconexión absoluta de la acelerada vida que llevamos. Por desgracia, a pocos kilómetros de llegar a Madrid y tras un incidente con la sirga del acelerador el coche comenzó a perder potencia y la nube de humo hacía apuntar cada vez más a una avería de motor, pese a ello el RENO_car1 fue capaz de llevarnos hasta casa.

Una vez llegamos, había que buscar el daño y la solución al mismo. Tras enviar el coche de vuelta al taller y desmontar la culata el veredicto fue claro, el conjunto de un pistón se había dañado, de ahí la pérdida de potencia que sentimos rápidamente y el delatador humo azul que no hacía nada más que indicar que se estaba consumiendo aceite en uno de los cilindros.

Es posible que alguna fatiga en el material no apreciable a simple vista, fuera la causante de la avería. Fuera como fuese el motivo de la avería, era inexcusable que el motor se debía de hacer desde cero.

Es en este momento cuando aparece Luis, pieza clave en la reconstrucción del motor y desde hace pocos días parte de Reno Collective.

Casi simultáneamente, dimos con el fallo del motor y Luis “tocó” a nuestra puerta. Venía atraído por la filosofía Reno para ofrecernos sus servicios (es propietario de un taller de rectificado de motores). Su presentación, la calidad en su trabajo y el modo en el que nos lo muestra, no dejaban lugar a dudas que era la persona que tenía que reconstruir por completo y desde cero el motor de RENO_car1. "The Minty Grumpy" merece lo mejor y tomamos la decisión de sacar el motor del coche para enviárselo a Luís.

Tras días de conversaciones e intercambio de información empezamos a sentir que Luis comparte al 100% lo que RENO significa. Un “enfermo” del mundo del motor, con amor por los Land Rover y el estilo de vida que más nos gusta. Desde la recepción del motor en sus instalaciones, este sufre un rebuild completo compuesto por los siguientes trabajos:

Desmontaje (tornillo por tornillo) y limpieza de todo el conjunto del motor para la verificación del mismo.

En la culata; sustitución de guías, válvulas, retenes y tapones del circuito de refrigerante, mecanizado del plano de la culata y asientos de las válvulas.

En el bloque; sustitución de pistones, casquillos, tapones del circuito de refrigerante, mecanizado del plano del bloque y rectificado de cilindros. Comprobación de medidas en cigüeñal, pulido del mismo y ajuste de las bielas.

En el sistema de inyección; sustitución de las toberas y tarado de presión para los inyectores y en la bomba de combustible, sustitución de juntas, retenes, y conjunto de la bomba de transferencia.

Además de todo lo anterior, reemplazo de bomba de agua, bomba de aceite, bomba de alimentación diesel, termostato, manocontacto de temperatura, cadena y patín de distribución, juntas y retenes, tornillos de biela y culata.

Como último paso, se pinta el conjunto y se ensambla todo ello para constituir de nuevo el motor.

 Tras el proceso anterior, tenemos un producto 100% hecho que aguantará, por lo menos, otros 43 años dando guerra. Producto de alta calidad que pocos restauradores ofrecen al mercado. Estad atentos porque RENO pronto dará la opción de hacer vuestros motores para vuestras restauraciones. Pronto más información al respecto.

En este momento el motor se encuentra a la espera de volver a entrar en el coche y pronto podrá volver a rugir. Esta vez con la garantía de estrenarlo.