Historia y características del motor de explosión

Nuestro amigo J. Daniel (@jd_hernandezmartin) vuelve a la carga. Esta vez con un tema se máximo interés para cualquiera que ame el mundo del motor. 

En estos tiempos en los que nos toca parar siempre viene bien tener lectura amena y de calidad. Muchas gracias Dani por ser como eres y por instruirnos a todos con tu sabiduría y buena pluma.

Historia y características del motor de explosión

El motor de explosión, sin duda, ha sido uno de los grandes inventos de la humanidad y ha contribuido a cambiar, irremediablemente, la forma de vida del ser humano. Inventado en 1876 por el alemán Nikolaus August Otto, cambió completamente el panorama social del S.XX.

A finales del S. XIX el transporte del hombre seguía dependiendo de los animales (coches de caballos, diligencias…), al menos en las cortas y medias distancias, o de las pesadas y lentas máquinas de vapor (trenes y barcos). Sin embargo, a raíz de que en 1886 Karl Benz comenzase a fabricar los primeros prototipos de automóviles y que a principios de siglo Henry Ford popularizase el modelo T, el automóvil se convirtió el medio de transporte predilecto del ser humano.

Gracias a la proliferación del automóvil acortamos mucho las distancias. Poco a poco, según iba avanzando el S. XX, hacer 40 km se convirtió en un recorrido factible para el día a día, y esto ha permitido el crecimiento de las grandes ciudades, ha devuelto la vida a muchos núcleos rurales en la periferia de núcleos de población más grandes, ha cambiado completamente el ocio del ser humano y ha multiplicado de forma inimaginable el comercio.

Además, la historia de la aviación no puede entenderse sin el motor de explosión, que cambió el transporte de larga distancia para siempre y, por desgracia, la concepción del panorama bélico mundial, con la consabida importancia de las fuerzas aéreas en las dos grandes guerras mundiales y las posteriores. Para los curiosos cabe señalar que el Flyer I de los hermanos Wright estaba impulsado por un motor de 12 cv.

- Puede interesarte: Historia del Porsche 911

- No te pierdas: Los diez coches más caros del mundo

¿Cómo funciona un motor de explosión?

El nombre ya nos da una pista de su funcionamiento. De forma muy básica y resumida se podría decir que una pequeña explosión, controlada, de combustible, genera la energía necesaria para mover los engranajes y transformarla en el movimiento de las ruedas.

Este proceso tiene lugar dentro de los cilindros mediante la acción de los pistones. Si bien los cilindros son los recipientes donde se produce la explosión, son los pistones los que la provocan al comprimir la mezcla de aire y combustible cuando bajan y aprovechar esta energía para mover el cigüeñal. El movimiento del cigüeñal es el que se traslada, mediante el resto de elementos de la transmisión (volantes de inercia, cadenas o correa, ejes, etc.) a las ruedas. En el movimiento de subida de los pistones es en el que se liberan los gases generados por esta explosión.

 

¿Por qué se les llama de 2 o de 4 tiempos?

La principal diferencia entre un motor de 2 y 4 tiempos está en el ciclo del pistón. Los motores de 2T realizan la admisión y compresión de combustible, combustión (explosión) y escape de los gases en dos movimientos del pistón (bajada y subida), con un ciclo (o explosión) por cada vuelta del cigüeñal.

En un motor de cuatro tiempos el ciclo se realiza cada dos vueltas del cigüeñal, en la primera tenemos la admisión y la compresión (bajada del pistón y posterior subida) y la combustión y escape de los gases en la segunda. Además, en ningún momento el aceite y la gasolina entran en contacto, mientras que los motores de 2T necesitan dos circuitos de lubricación diferentes y queman aceite en el ciclo de explosión. Por eso los motores de 4T son más suaves y funcionan mejor en altas temperaturas que los de 2T, porque tienen una mejor gestión del combustible (aunque en realidad necesiten más).

Sin embargo, los motores de 2T son más pequeños y económicos, además de que gastan menos combustible. No obstante, al quemar aceite y desperdiciar combustible (no todo el que llega a los pistones se quema) generan más humo y son menos respetuosos con el medio ambiente. Además, tienen un mayor desgaste, pues trabajan más veces que el motor de 4T.

¿Explosión o compresión?

El motor diésel es una derivación del motor de explosión capaz de utilizar gasóleo u otros aceites pesados derivados del petróleo, menos volátiles que la gasolina, como combustible. Otra de las diferencias es que no necesita de la chispa que enciende la mezcla en los motores de gasolina ya que este combustible no explota, sino que se obtiene la energía por combustión (quema).

El inventor, el ingeniero alemán Rudolf Diesel que trabajaba para la empresa MAN, buscaba una alternativa a los motores de vapor y los de gasolina para el uso en maquinaria pesada. El primer combustible que utilizaron en un motor de estas características, en 1897, fue el denominado fueloil, el aceite que se utilizaba para las lámparas.

¿Por qué nos gustan los motores de gasolina?

Los motores de gasolina son los motores que han movido generaciones… Desde los grandes transportes públicos hasta los pequeños placeres en forma de motos y deportivos. La mayor parte de nosotros hemos crecido rodeados de coches, hemos llenado nuestras habitaciones con poster y fotos de coches y motos. En muchos casos, es gasolina lo que corre por nuestras venas. Por eso, en estos tiempos de (in)corrección política, nosotros nos declaramos amantes de un buen motor de gasolina. Del olor del combustible y de la libertad de la carretera.

Porque, por mucho que digan y quieran imponer, los motores eléctricos ni suenan ni transmiten las mismas sensaciones que un buen motor de 4 litros y carburación pura.